• Lámina cromada (TFS)

La hojalata como material de empaque, una oportunidad para proteger la naturaleza

Fecha:

Autor: HOLASA

Su materia prima permite ser procesada cada vez que se requiera, por esto hace parte fundamental del reciclaje. Los envases fabricados con hojalata, cumplen una función importante protegiendo los productos envasados, así como también al medio ambiente.


El reciclaje de la hojalata


Según Apeal, Association of European Producers of Steel for Packing (Apeal, 2014-2019), entre los distintos materiales de empaque, el acero es el insumo más reciclado del mundo, precisando que en el año 2016 en Europa se recicló el 79,6% de este material; en países como Bélgica, Holanda, Alemania, Suiza y España se recicló hasta un 95,0%. En Latinoamérica, hace una década en Brasil se reciclaba el 46,5% de envases obtenidos del acero y se pronosticaba que esa cifra aumentaría debido a los programas de recolección selectiva y educación ambiental que el país ha implementado (Hayrton, 2010-2019).


Apoyando lo anterior, la hojalata se caracteriza por que puede ser infinitamente reciclada y gracias a esto permite menor consumo de energía, de materias primas y una disminución importante de emisión de C02 en los procesos siderúrgicos posteriores.


Las bondades de la hojalata como material de empaque


Los envases de hojalata protegen su contenido de contaminación y daños que le puedan causar distintos agentes externos. A demás de lo anterior, este material es bastante versátil, permitiendo la producción de envases en diversos tamaños y formas, así como partes de empaques que pueden ser utilizados en un sin número de sectores.


Adicionalmente cuenta con características como:


- Excelente resistencia a la corrosión.


- Una superficie ideal para el laqueado y litografiado.


- Por sus particularidades magnéticas es fácilmente separable de los demás desechos.


- Los envases de hojalata una vez desechado pueden regresar de forma infinita como parte de las materias primas de nuevos productos siderúrgicos.


Producción de la hojalata


La hojalata se obtiene a partir de la lámina negra (black plate), la cual se recubre de estaño por ambas caras, por medio de un proceso electrolítico, recubrimiento que es esencial en la conservación de los productos contenidos.


Una vez obtenida la hojalata, esta se incorpora para la fabricación de los envases y al igual que en su producción, cualquier desecho o residuo generado de este material, perfectamente se puede reciclar en su totalidad.


Luego, los productos finales envasados con este material de empaque se llevan hacia los puntos de venta donde el consumidor final los adquiere y una vez usados, sus envases perfectamente pueden regresar al ciclo productivo del acero.



Por lo anterior, hay que resaltar que el uso de la hojalata como material de empaque no solo ayuda a proteger su contenido, sino que también es bastante benévolo con el medio ambiente.


WEBGRAFÍA


Apeal. (2014). Recycling - APEAL. Recuperado 22 febrero, 2019, de https://www.apeal.org/recycling/


Canacero. (s.f.). Acero en cifras. Recuperado 22 febrero, 2019, de http://www.canacero.org.mx/


Hayrton. (2010, 26 junio). A reciclagem do aço [Publicación en un blog]. Recuperado 22 febrero, 2019, de https://qualidadeonline.wordpress.com/2010/07/26/a-reciclagem-do-aco/


Apeal. (s.f.). Performance - APEAL. Recuperado 22 febrero, 2019, de https://www.apeal.org/performance/

Blogueros

  • Holasa

    Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

Video relacionado