Temas de interés
  • ¿Qué es la Hojalata Electrolítica?

    Es una lámina de acero (Electrolytic Tinplate - ETP) recubierta electrolíticamente por ambas caras con una capa de estaño.

    La Hojalata Electrolítica debe reunir ciertas propiedades según el producto que contenga, el proceso de producción y del destino final del producto. Se utiliza en la fabricación de envases, tapas roscas y otros.

  • ¿Cuál es la composición de la Hojalata?

    La Hojalata Electrolítica es un material constituido por una base en lámina de acero que es totalmente degradable, reciclable y de carácter magnético. Además, está recubierta por una capa de estaño, que es un elemento noble con la naturaleza.

  • ¿Qué es la Lámina Cromada?

    Es una lámina de acero, conocida como Tin Free Steel - TFS; recubierta electrolíticamente por ambas caras con una película de oxido de cromo.

    La lámina cromada se emplea principalmente en la fabricación de la tapa corona, fondos para envases y envases para productos ricos en proteínas.

  • ¿Cuál es la composición de la Lámina Cromada?

    La Lámina Cromada es un material constituido por una base en lámina de acero que es totalmente degradable, reciclable y de carácter magnético. Además, está recubierta por una capa de cromo.

  • ¿Cuáles son las propiedades de la Hojalata y la Lámina Cromada?

    Reciclable:
    Los residuos metálicos generados en la fabricación y uso de la Hojalata Electrolítica y la Lámina Cromada, se recuperan para transformarlos en materias primas para fabricar nuevos productos como aceros para la construcción, estructuras para fabricación de concreto, partes para automóviles y partes para maquinaria agrícola, entre otros.

    Degradable:
    El acero se degrada mediante corrosión (reacción química) y se oxida en presencia de agua y oxigeno, regresando a la tierra como mineral de hierro.

    Su carácter magnético:
    Su calidad magnética permite separarla fácilmente de otros desechos para su reciclaje o reutilización, debido a que su principal componente es el hierro.

    Reutilizable:
    A nivel doméstico se reutilizan envases provenientes de alimentos secos sin necesidad de realizar una limpieza excesiva con el fin, de buscarles otros usos en el hogar.

    El estaño como componente principal:
    El estaño, es el elemento más importante en la hojalata, porque durante su uso es el responsable de la conservación de alimentos y del tiempo de duración del envase, protegiendo al hierro de la corrosión por acción de los productos que contiene. Una vez se desecha el envase, el estaño se acaba por acción de los agentes externos, acelerando el proceso de oxidación del hierro y regresando a la tierra en su estado natural.

  • ¿En qué sectores se usa la Hojalata Electrolítica y la Lámina Cromada?

    En el sector de alimentos y bebidas:
    Tapas para cervezas, gaseosas y néctares, conocidas como tapas corona.
    Tapas para conservas en envases de vidrio (dulces, mermeladas, salsas, entre otros).
    Envases para conservas de frutas, vegetales, carnes, pescados y platos preparados.
    Envases para productos lácteos (leche en polvo, leche condensada, crema de leche, alimentos enriquecidos).
    Envases para alimentos deshidratados y secos (maní, pasas, galletas, avenas, entre otros).
    Envases para aceites comestibles.

    En el sector industrial:
    Envases para pinturas y aerosoles.
    Envases para aceites lubricantes.
    Envases para betunes y ceras.
    Envases para cosméticos y productos farmacéuticos.
    Pilas. Juguetes. Implementos para cocina: charoles, tolvas para máquinas de moler, ralladores y fogones de petróleo.
    Envases decorativos.
    Y otra gran variedad de artículos de uso industrial.

  • ¿Por qué preferir el envase fabricado con Hojalata Electrolítica?

    Por su resistencia:
    A los agentes externos (calor, frío, luz, humedad, entre otros).
    A los golpes durante su transporte y manejo.

    Por su versatilidad:
    Puede contener los productos en cualquier estado, sólido, líquido y gaseoso.
    Puede contener todo tipo de productos incluso aquellos que son incompatibles con los otros materiales de empaque.
    Permite empacar productos que serían poco atractivos en envases transparentes.
    Puede ser litografiado o se le puede colocar etiqueta.
    Puede presentar diferentes sistemas de apertura.
    Por su gran variedad en formas y tamaños.

    Por su hermeticidad:
    Garantiza el aislamiento total entre el contenido y el medio externo, eliminando así los riesgos de contaminación.

    Por su protección:
    Conserva todas las características del producto (sin alterar el olor, el sabor y el color), durante todo el tiempo que el envase permanezca sellado.
    Evita el deterioro de los productos, por acción de la luz.
    Aísla el producto del ataque de insectos, roedores, entre otros.

    Porque es irrompible:
    El envase de hojalata no se quiebra, ni se rompe, eliminando el riesgo de perder la totalidad del producto que contiene.

    Por su larga vida en la estantería:
    El producto en envases sellados se conserva intacto durante largos periodos de tiempo sin perder su valor natural.
    Porque no requiere del uso de preservativos, para prolongar la conservación de los alimentos, ya que ésta se logra por procesos de calentamiento.


  • ¿Cuáles son los beneficios ambientales que se tienen al trabajar con productos hechos con Hojalata y Lámina cromada?

    Los envases, tapas y demás productos fabricados con Hojalata Electrolítica y Lámina Cromada son reciclables y al poseer un carácter magnético son fácilmente separables de otros desechos, ya que su composición básica la constituye el acero. Esta característica es única de los envases de hojalata, lo que no sucede con otros materiales como el aluminio, empleado para envasar gaseosas y cervezas.

    Al reciclarse se puede convertir en materia prima para fabricar otros productos metálicos como barras de acero, tuberías, entre otros.

    La Hojalata Electrolítica y la Lámina Cromada son totalmente degradables, puesto que regresan a la tierra en su estado natural por efectos del oxigeno y del medio ambiente.

    El tiempo de descomposición de una lata de acero es de aproximadamente 10 años, al cabo de los cuales si se encuentra en la tierra, se descompone por acción de los agentes externos. En caso de que la lata caiga al océano, el tiempo de descomposición será más rápido, de 4 a 6 meses.